Una flor fresca y unos chocolates o pequeñas galletas caseras en el cuarto son ideales para dar una cálida bienvenida a los huéspedes.
Este es un claro ejemplo donde los pequeños detalles pueden hacer una gran diferencia.